Valbanera en la memoria

‘Tras la estela del Valbanera’, documental histórico del director Federico José Pérez, quien asistirá al evento se proyecta este jueves 15 de enero, a las 20,00 horas, en TEA Tenerife Espacio de las Artes. La pieza audiovisual refleja un episodio de la emigración canaria protagonizada por este barco que se hundió en 1919, con todo el pasaje, en aguas caribeñas.

Coloquio sobre el documental

La proyección del documental contará con la asistencia del director, Federico José Pérez, quien organizará un coloquio respecto al trágico episodio acontecido durante los años de la emigración canaria a Latinoamérica. Con ello se busca dar un carácter participativo a la proyección y dar la oportunidad al público de dar su opinión sobre el documental, contar una anécdota o aportar una experiencia propia que aluda al hundimiento del navío.

Sinopsis

La cinta, rodada entre las Isla Canarias y Cuba, recoge durante 65 minutos la trama de este acontecimiento en el que cientos de canarios fueron dados por muertos, a pesar de que nunca se hallaron sus cadáveres. Así, la noche del 9 al 10 de septiembre de 2019 se cumplirán 100 años del naufragio de este trasatlántico español. Una tragedia en la que perecieron ahogadas 488 personas entre tripulantes y pasajeros, en su mayoría emigrantes canarios. Sus restos no fueron localizados hasta el día 19 de ese mismo mes por el guardacostas de la Marina de los Estados Unidos USS C203 en Half Moon Shoal (Bajos de la Media Luna). De la superficie del agua sólo asomaban los pescantes de babor de la toldilla de popa y el mástil de popa. El buque se encontraba a 12 metros de profundidad reposando sobre su costado de estribor. No había ni rastro de los 488 pasajeros y tripulantes que se habían hundido con el barco.

El Valbanera nunca llegó a La Habana, y naufragó sin que nadie sobreviviera. Después que pasó el ciclón buscaron el barco por la zona durante diez días hasta que un cazasubmarinos norteamericano lo encontró a 40 pies de profundidad frente a la costa de Florida. Probablemente muchos portillos y ventanales de la banda de estribor de la superestructura debieron resultar rotos y las arenas movedizas pronto invadieron las cámaras del trasatlántico. Minutos después, cuando todo acabó, el barco se había hundido a algo más de doce metros en un fondo de arenas movedizas. Los palos del viejo trasatlántico sobresalieron de la superficie del mar durante años, marcando el límite occidental de las arenas movedizas. En abril de 1924, casi cinco años después de la tragedia, el Key West Citizen, periódico local de Cayo Hueso, publicó la noticia de que el palo de mesana del Valbanera había desaparecido bajo el mar.

 

 

gravatar

0 Comentarios